Alfonso Desentre | La Leyenda del Santo Bebedor
7326
single,single-portfolio_page,postid-7326,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-3.6.12,vc_responsive
 

La Leyenda del Santo Bebedor

Custom Field

Adaptación músico-teatral del relato de Joseph Roth .

Fecha

2010-2014

Categoría

Actor, DIrector, Teatro

Acerca de este proyecto


“Denos dios a todos nosotros, bebedores, tan hermosa y liviana muerte”
La leyenda del Santo Bebedor es una fábula poética, sencilla y enigmática a un tiempo, profundamente humana, de un autor hoy redescubierto como uno de los más extraordinarios narradores del siglo XX. Andreas Kartak, en parte “alter ego” del propio Roth, es un clochard que un día bajo los puentes del Sena recibe de un desconocido una importante suma de dinero, que deberá restituir, cuando él pueda, bajo la estatua de Santa Teresa de Lisieux. Desde es e momento la vida del vagabundo es un continuo acercarse y perderse en el camino hacia su imposible compromiso. Desviado una y otra vez por mujeres casualmente reencontradas, por innumerables absentas, por viejos amigos reaparecidos, jamás conseguirá cumplir su palabra y su único deseo. Una parábola tierna ,y lúcida y un canto a esos seres cobijados tan solo por el azul del cielo, abrazados únicamente al vino y al recuerdo, ajenos a toda sociedad , generosos hacia el destino y al azar de sus trémulos pasos.
En la adaptación teatral, Alfonso Desentre encarna magistralmente a un vagabundo que, acompañado de un músico callejero narra al público que se acerca a escucharles La leyenda del Santo Bebedor, con el objeto de recaudar la suma que Andreas Kartak nunca consiguió devolver.
Joseph Roth, oficial del ejercito austrohúngaro, ucraniano, judío,  escritor , periodista y gran bebedor, es hoy considerado uno de los mayores exponentes de la narrativa del pasado siglo. Autor entre otras novelas de “La filial del infierno en la Tierra”. “Escritos desde la emigración”,” La marcha Radetzy”, o” La rebelión”. Ejerció el periodismo en Viena y Berlín hasta que el ascenso del nazismo le forzó al exilio. Acabó su vida en parís donde continuó su escritura llevando una vida de pobreza. Murió en 1939 consumido por el alcoholismo. La leyenda del Santo Bebedor es considerada como su testamento literario.

La leyenda del Santo Bebedor, es una producción de Teatro Imaginario que ha recorrido gran parte  de España e Iberoamérica, conmoviendo y atrapando a todo tipo de público a través de la inmensa humanidad del personaje , la belleza de su historia y un delicado acompañamiento musical.