Alfonso Desentre | Ultimas palabras de Charles Baudelaire.
7720
single,single-portfolio_page,postid-7720,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-3.6.12,vc_responsive
 

Ultimas palabras de Charles Baudelaire.

Categoría

Actor, DIrector, Teatro

Acerca de este proyecto

“La piel desposeída. Últimas palabras de Charles Baudelaire”

Sobre textos de Charles Baudelaire, traducidos y versionados por Alfonso Desentre.

Es la noche  en que Charles Baudelaire se abandona a la muerte en un hospital de París, derrotado por la sífilis tiempo atrás contraída y en compañía de su madre, auténtica mujer de su vida por la que siempre se había sentido traicionado. Baudelaire en sus últimas horas reflexiona, se recrea, se complace, se lamenta y se burla de sí mismo y de su cuerpo decrépito en la ceremonia de una despedida de una piel ya inútil, que abandona, casi gozosamente, a la intemperie.

El cuerpo, nuestra tierra, de la que un día la sangre huye y se nos hace preciso desertar. El último viaje a lo desconocido, para encontrar lo nuevo.

Intérpretes: Alfonso Desentre y María José Pardo

Ambiente sonoro en directo: DJ Lord Sassafras

Dirección: Alfonso Desentre

 

” A Alfonso Desentre y su Teatro Imaginario les sienta bien la poesía. Ya construyeron en el año 2011 una buena propuesta escénica con versos de Garcia Lorca . (,,,) Crearon un espectáculos intenso y lleno de fuerza en el que recogían ese grito contra todo lo monstruoso y terrible que Lorca encontró en la Gran Manzana.
Ahora son las palabras de Charles Baudelaire las que toman para componer ‘La piel desposeida. Ultimas palabras de Charles Baudelaire “, un espectáculo que nos situa en la noche de la muerte del poeta francés en un hospital parisino, acompañado `por su madre.
Tomando versos de ‘Las flores del mal’ (que constituyen el grueso del espectaculo), algunos de los pequeños poemas en prosa de ‘El Spleen de Paris’ y la correspondencia que mantuvo con su madre, Alfonso Desentre crea una conseguida dramaturgia
que nos introduce en lo que pudieron ser las reflexiones del poeta, desde su cuerpo devorado por la sífilis, en las horas anteriores a su agónica muerte.
‘La piel desposeida’ esta bien concebido y bien planteado. Hay riesgo pero tambien intensidad y resolución. (…)
Crea un ambiente a veces turbador o desasosegante. Sugerente: Con momentos de una enorme fuerza evocadora.
A ratos la •escena se agita y nos sacude. De pronto se sosiega y nos aquieta. Y por ese oscilar de ritmos y•emociones, Desentre transita con convicción, con recursos, con oficio, con capacidad de conectar y transmitir. Hay profundidad, contrastes y una  estimable riqueza visual. ”

Joaquin Melguizo. Heraldo de Aragón.